domingo, junio 21, 2009

¿PARA QUÉ NOS SIRVE LA BOMBA ATÓMICA? (∑π, επ)

¡Por supuesto! ¿Para qué nos sirve la bomba atómica? (sic) contestó Putin a la pregunta de un periodista. Paralelamente, el presidente ruso, Dimitri Medvédev, afirmó que su país está dispuesto a reducir su arsenal estratégico nuclear (por debajo del mínimo establecido por el Acuerdo de Moscú de 2002, en el que, Rusia y EE UU, acordaron un máximo de 1.700-2.200 cabezas- ¡que barbaridad, en cualquier caso!- para 2012), si los Estados Unidos disipa las dudas sobre el sistema de defensa antimisiles. Igualmente, declaró estar a favor de una reducción de los misiles estratégicos . El líder ruso hizo estas declaraciones con el telón de fondo de las negociaciones bilaterales en marcha actualmente para un nuevo tratado de reducción de armamentos estratégicos.
La reducción de la venta y producción de armamentos es fundamental en una estrategia de pacificación, no sólo por su posibles usos, sino también, porque en la mayoría de los casos representa un gasto inutil, obsoleto que sólo sirve para mantener la pobreza y la perennemente la amenaza de la violencia. Cualquier avance debe ser saludado con júbilo (cf. centre delas).