domingo, julio 08, 2007

07/07/07c LA DEMOCRACIA DE LA MÚSICA (∑π, επ)

Entrevista en Babelia del El País a Ornette Coleman ...
P. ¿Cómo se puede tocar una idea? R. Las ideas tienen imagen y sonido y salen ya completas del cerebro. La partitura sólo sirve para recordarnos cómo va la pieza, o la idea, pero nada más. Yo escucho música de la misma manera en que el cerebro piensa. La principal diferencia es que la idea es algo concreto y el sonido no lo es. Si me pregunta qué es el sonido le diré que no tengo ni idea. Es algo que se te mete dentro por los oídos, pero eso podría ser también la sífilis. Y no es que necesite una definición pero me gustaría encontrarla. ... ... pero es porque el sonido nos afecta a todos por igual. El sonido, como la idea, no pertenece a nadie y todo el mundo acaba convergiendo en un mismo punto sin importar la raza o la condición social. Por eso, la música es el único arte verdaderamente democrático que existe.
PUBLICIDAD: VI Festival de Música Renacentista y Barroca de Vélez-Blanco.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

UN APUNTE SOBRE ORNETTE COLEMAN.

Dice Fernando Ortiz Urbina.
…Y con el llego el escándalo. Cuando Hornote y su cuartetos sin piano, actuaron en Nueva York (corte del jazz) en 1962 se armo un abronca monumental, explicable por la novedad que suponía la música armalódica de Coleman y enseguida bautizada como Free Jazz.
Coleman tiene un concepto musical diferente, lejos de de apoyarse en las sempiternos secuencias de acordes, se alimenta del Blues y junto con su crudo lirismo crea una gran novedad.
El paso del tiempo ha demostrado que Coleman no se equivocaba y que el Jazz es como la esperanza: “esta por llegar”.

Colean es mi gran preferido, y quiero compartirlo con todos los náufragos ¡escucharlo!

Anónimo dijo...

UN APUNTE SOBRE ORNETTE COLEMAN.

Dice Fernando Ortiz Urbina.
…Y con el llego el escándalo. Cuando Hornote y su cuartetos sin piano, actuaron en Nueva York (corte del jazz) en 1962 se armo un abronca monumental, explicable por la novedad que suponía la música armalódica de Coleman y enseguida bautizada como Free Jazz.
Coleman tiene un concepto musical diferente, lejos de de apoyarse en las sempiternos secuencias de acordes, se alimenta del Blues y junto con su crudo lirismo crea una gran novedad.
El paso del tiempo ha demostrado que Coleman no se equivocaba y que el Jazz es como la esperanza: “esta por llegar”.

Colean es mi gran preferido, y quiero compartirlo con todos los náufragos ¡escucharlo! Maria.

Fernando Ortiz de Urbina dijo...

Gracias por la cita, pero no es exacta. El original se puede leer en http://www.tomajazz.com/mej_discos/mej_discos_1943-1959.htm

Fernando Ortiz de Urbina