lunes, enero 19, 2009

DALÍ Y UNA HOLANDESA EN VÉLEZ BLANCO (∑π)

Como una anticipación al aniversario de Salvador Dalí se inaguró un bar con su nombre en Vélez Blanco . Fue Ana María (tras es mostrador, siempre amable) la que tuvo esta iniciativa, con la que safisfacía parte de sus sus sueños (¿tendrá esto que ver con el Dalí onírico). Ella es natural de Holanda y, buscando el calor del sur, terminó en Vélez Blanco, yo la conozco a través de Pedro (a la izquierda), que con su característica afabilidad inmediatamente hizo migas con toda la familia.
Es una cafetería-bar (el café realmente bueno) moderno (que bien le viene al pueblo, gracias Ana María) e interclasista (como casi todo el pueblo), ya que en el se puede coincidir con diplomáticos, paraos, jueces, albañiles, abogados, amas de casa, catedráticos, trabajadores de los montes, farmaceuticas, transportistas, ... Que suerte!
Para colmo, en este ambiente tan excepcional, hasta conseguimos que Anselmo (segundo por la derecha) nos invitara.