domingo, septiembre 28, 2014

MI CUERPO UN BIOPODER IMPERFECTO (∑π, επ)

Debo de reconocer tanto el biopoder de mi cuerpo como su fragilidad. Lo primero es la base de todos mis privilegios aquellos que he heredado como ser vivo y homo sapiens. También de mis agradecimientos a todas las circunstancias (universo, planeta tierra, evolución, seres vivos, humanos, ...) que han hecho posible que sea así.
La fragilidad viene dada en la misma entrega, es la otra cara de una evolución determinada por la gestión de toda la complejidad que nos rodea. La evolución nos ha hecho prodigiosos y a la vez con muchas limitaciones.
Sirva lo anterior de introducción para decir que hoy a pesar de mis mariposillas y su revoloteos interiores he conseguido de nuevo comenzar a correr (quiero recordar que entre lesiones y operaciones esto me habrá sucedido mas de una docena de ocasiones). Esta vez la prueba ha sido de veinte minutos, con chaparrón incluído. La tarde estaba lindísima, aire, árboles, nubes, agua, una buena compañía, ...

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Lo siento tanto, tanto, tanto, que me duele, porque se lo que te van a echar de menos tus seres queridos.
Descansa en paz.

Anónimo dijo...

Lo siento tanto, tanto, tanto, que me duele, porque se lo que te van a echar de menos tus seres queridos.
Descansa en paz.

Anónimo dijo...

las mariposillas se empeñaron en llevarte con ellas...tu gran corazon se fue volando con alas de atardecer.
Y aqui estamos ...llorando tu ausencia .

Anónimo dijo...

Paco, Joaquín como hacen de falta en este mundo imperfecto...
Ese vacío, esa ausencia, si que es dura, cada día, los seres que amamos y trascendieron, hacen falta, más y más...

Francisco José Alfaro Pareja dijo...

Querido Paco, leo tus palabras, veo tu foto y admiro tu sabiduría, por valorar y vivir la vida, por atreverte y ser optimista siempre; por ver la imperfección en el mundo y valorarla como algo maravilloso a pesar de lo negativo. Sigues vivo, porque tu energía sólo se transformó. Todos te sentimos y vivimos día a día intentando convivir con la paz imperfecta de nuestros contextos en los cinco continentes de este planeta. Me reconforta saber que gracias a tu sabiduría comprendiste que eres “un pequeño algoritmo evolutivo y evolucionado de alegre vida”. Nos seguiremos viendo Paco.