martes, julio 03, 2012

QUERIDO ALFREDO (∑π)



Mi querido Alfredo, nos encontramos la última vez -la primera fue en Gernika ya hace unos años- hace pocos meses, en marzo quiero recordar, cuando vinistes a dar el curso de cooperación de nuestro master, por la noche quedamos en el bar D Rechupete, en Marqués de Falces, donde llegastes después de perderte por aquellos callejones cercanos a la calle santa Paula. A continuación aceptamos la oferta que teníamos de Inés para ver un ensayo de la semana santa, nos fuimos al Sacacorchos, donde nos esperaban Isabel, Laura y Miguel Luis, que tuvo la gentileza de invitarnos. Estuvimos conversando un rato, contigo la conversación siempre fluye, tomamos algunas tapas, y nos dirigimos a la busqueda infructuosa del paso que nunca apareció, al menos para nosotros. Desesperado de tanto "beaterío" y algo cansado tomastes un taxi para el hotel. Que no se me olvide decir que a los alumnos le encantó la clase tan comprometida y cargada de sentido que les habías dado ese día.
Nos lo pasamos francamente  bien en el paseo que nos dimos por el paseo marítimo del Rincón de Mdiq, el 10 de diciembre, tras haber comido en el Pescador (¿?), pescado fresco (menudo privilegio) que previamente había comprado Nouri. Íbamos Baqui, Sebastián, tu y yo, y en aquella noche apacible estuvimos contándonos con cierta complicidad cuitas de nuestras experiencias de "hombres", adolescentes y adultos. Una vez finalizado el paseo -ahora si, como adolescentes- no fuimos al super a comprar las bebidas para el partido. Volvíamos de una reunión en Chauen con autoridades marroquíes para implementar un plan de Cultura y Educación para la Paz.
Que fantástico fué el partido entre el Barça y el Madrid que vimos en casa del siempre hospitalario Nouri y en el que mostraste tu faceta de apasionado suppoter, por supuesto sin llegar a hooligan. Menos mal que al final, a pesar de que estábamos rodeados de madridistas -que simpático que lo fueran predominantemente los marroquíes- los del barÇa pudísteis celebrar el triunfo fina. Aún te recuerdo dando saltos celebrando los goles. Aquella noche dormimos juntos, pero no revueltos, en la misma habitación, antes de madrugar para regresar a la península, muy a pesar de Nouri , con el apoyo de Beatriz, que, cuando se les calentó el hocico querían que estuviésemos toda la noche de festejos viviendo con intensidad aquellos momentos de frenesí. Menos mal que resistimos "heróicamente", eso si tuvimos el apoyo inesperado de Khadiya.
En el seminario titulado Paces imperfectas en un mundo diverso y plural que tuvimos, el viernes 27 y el sábado 28 de Enero con motivo del 15 aniversario de la Asociación Española de Investigación para la Paz (AIPAZ). Hubo un ambiente fantástico, en el marco incomparable de la Alhambra, hablamos, relacionado con la paz, de todo un poco, y tu hicistes una de tus intervenciones preferidas, aquella en la que nos pones los pies en la tierra, en la práctica, esa que tu conoces tan bien
Creo que el encuentro anterior fué en enero con motivo del seminario sobre Complejidad y Paz, el 16 de marzo, en el que con tu bondadosa vehemencia abordartes a Andrés Schuschny como funcionario de Naciones Unidas para reprederle de todos los males de la organización con la que te sientes tan comprometido, con sus ideales y sus buenas prácticas. Después por la noche, más apaciguados y compasivos hicimos las paces (como nos corresponde a nosotros) en la planta superior de la Gran Taberna a la entrada de la cuesta Gomerez que sube para la Alhambra. Creó que Andrés durmió mejor esa noche
No sabes lo que me gusta conversar contigo, porque la sabiduría que tienes de tanta experiencia acumulada, unido a tu sentido de la justicia y libertad y del compromiso. Son cómodas las conversaciones, como todas esas que mantenemos en los girasoles, con el marco de sus pinturas "hiperrealistas" de la Alhambra, sus carteles de toros sus cortinas y solería "atemporales", donde tu régimen alientario sucumbe a la tentación de su comida casera. Como quería decir es muy importante tener pares para poder tener buenas conversaciones. Que suerte la mía.
Estoy seguro que, al igual que a mi, me está pasando,  la sonrisa en tu rostro al leer este texto,  y, si estuviéramos ahora juntos, nos reiríamos de cualquier matiz irónicamente interpretado de todo lo dicho y expuesto, como lo hemos hecho tantas veces, ... termino este apunte en Vélez Blanco, donde también  hemos coincidido y disfruntado juntos en varias ocasiones.


4 comentarios:

Mari Carmen dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Francisco A. Muñoz dijo...

No se como sucedió pero se borró un comentario de Maricarmen Mesa; creo que decía: "bonito"

Mari Carmen dijo...

Exactamente, eso es lo que ponía. Lo eliminé yo misma, pensando en poner un comentario un poco más elaborado, pero al final no lo hice. Así que lo dicho: bonito homenaje.

Anónimo dijo...

Que hermoso y sentido homenaje, lamentamos su partida, la paz cuando se va uno de sus quijotes queda huérfana.